3 claves para operaciones eficientes desde la perspectiva de la producción de contenidos.

Deniese Davis

A todos les encanta el mundo del espectáculo pero muy pocos se detienen a pensar que en definitiva es un negocio. Lanzar una productora en Hollywood significa que quieres administrar una empresa de contenidos que controle su propio producto, que básicamente se convierte en la película o programa de televisión que otros ven.

Si cuando leíste "mundo del espectáculo", "productora" o "Hollywood" pensaste que los consejos que siguen probablemente no se apliquen a ti o a tu negocio, sigue leyendo.

Cada proyecto en Hollywood es un negocio. Literalmente cada programa de televisión o largometraje generalmente se produce bajo una LLC (una sociedad de responsabilidad limitada).

Siendo un pequeño empresario en las primeras etapas de mi próximo capítulo con el lanzamiento de mi propia productora tengo que pensar en mis gastos fijos (salarios/empleados), producto (proyectos) y operaciones (divisiones).

Las operaciones son un elemento de los negocios que todos los emprendedores compartimos, y uno de los más importantes. Sin un buen flujo en operaciones, la calidad del producto se ve afectada y, en última instancia, también tus ganancias.

Con esto en mente, he desglosado cómo cualquier pequeño empresario puede administrar sus operaciones usando principios para un plan de actuación comercial, división de responsabilidad y expansión que a mí me han funcionado. Nos adentremos en seis de las tácticas que me resultaron más útiles para forjar un negocio rentable.

Desarrollar el plan de actuación comercial

Un plan de actuación comercial ayuda a agilizar el flujo de trabajo de una empresa y sirve como una referencia amplia que detalla claramente las operaciones actuales de la empresa y su futuro y crecimiento. También es un método de planificación de estrategia comercial que es una excelente manera de ayudarte a definir los objetivos de tu negocio.

Al crear un plan de actuación para mi nueva productora tuve en cuenta cómo facilitaré el desarrollo y producción de mi contenido, cómo agrandaré mi negocio según corresponda y ampliaré mi equipo según lo necesite, y cuáles son mis capacidades tanto a corto como a largo plazo.

Al armar tu propia estrategia tienes que considerar algunas cosas importantes:

  • Detalla todas las áreas de tu negocio tal como funciona actualmente, ya sean grandes o pequeñas. Incluye a todo el personal involucrado.
  • Define los objetivos y resultados de tu negocio. Deben ser tanto tangibles (por ejemplo, vender productos) como intangibles (por ejemplo, 1,000 nuevas suscripciones en un año).
  • Trabaja hacia atrás desde el resultado e identifica el flujo o proceso que tienes que atravesar para lograrlo.
  • Revisa todas las áreas de tus operaciones para detectar vacíos o puntos de quiebre que pudieran interponerse en el logro del resultado que buscas.

Una vez que tengas un plan de actuación delimitado, la expectativa es que comprendas mejor todos los diversos componentes necesarios para que tu negocio funcione y, lo más importante, sepas cuáles son los objetivos de tu compañía. Si comienzas con una estrategia y visión, y luego implementas tus operaciones de forma estructurada, lo que tendrás en definitiva es un plan de ejecución que te sirva siempre como base para seguir creciendo.

Dividir roles y responsabilidades

Dentro de este plan de actuación, un pequeño negocio puede tener varias divisiones o solo una para ofrecer un producto o servicio. Una productora se podría ver como un ejemplo de esto, porque normalmente se tienen distintas divisiones para películas, televisión y contenido digital que trabajan en distintos procesos desde la presentación de la idea hasta el lanzamiento del producto.

Este enfoque se puede aplicar a diversos tipos de pequeñas empresas. ¿Es importante tener varias divisiones? No siempre, pero dependiendo del tamaño de tu empresa, quizás te convenga pensar en separar tus operaciones en diferentes grupos para trabajar con más eficiencia.

Algunas de las áreas de divisiones más comunes son:

  • Ventas
  • Legal
  • Administración
  • Finanzas
  • Comercialización

Para entender mejor cómo te conviene dividir los roles y responsabilidades en tu compañía, analiza el trayecto y flujo de tu producto hasta el final, pero presta mucha atención a quién desempeña cada función para que llegue allí. ¿Alguna de las responsabilidades de dos departamentos o roles se superponen? ¿Existe una forma más ágil de lograr el resultado final?

Al dividir y delegar tus operaciones en secciones estás delimitando una estructura para cómo tu negocio puede funcionar mejor y también marcando el camino para crecer más adelante.

Expansión

Después de algunos proyectos exitosos, un productor podría decidir expandir su productora a otros medios de narración como podcasts o contenido digital. Esto puede aumentar el margen de ganancia de la compañía y también extender su riesgo financiero entre varios sectores.

Para cualquier pequeño empresario, las operaciones también evolucionarán y crecerán a medida que el negocio vaya creciendo. Una expansión solo debe considerarse una vez que la compañía tenga ganancias y/o se agregue un valor adicional al negocio principal o producto. Por ejemplo:

Digamos que tu negocio de ropa ha sido moderadamente exitoso con ventas solo por Internet y ahora estás considerando abrir una tienda o quiosco físico para aumentar las ventas y visibilidad de la marca. El plan de operaciones de la compañía ahora puede incluir más puestos de personal, responsabilidades, divisiones y otros procesos, pero si forjaste una buena base con tu plan de actuación comercial, tu negocio debería poder adaptarse fácilmente para este crecimiento.

Delimitar un plan de actuación, diversificar roles/responsabilidades y expandirse son acciones clave cuando se trata de que tu negocio funcione de manera eficiente y organizada.

  • Un mapa de actuación te ayuda a implementar tu estrategia comercial.
  • Delegar roles, divisiones y responsabilidades te permite maximizar el ancho de banda y crecimiento futuro de tu compañía.
  • Una expansión es algo que puedes considerar una vez que hayas alcanzado tus objetivos propuestos y quieras aumentar tus ganancias.

Todo pequeño negocio está integrado por un grupo de personas trabajadoras que creen en la empresa. Es una experiencia ardua y de colaboración que requiere un grupo de humanos talentosos y creativos en sus respectivas áreas, todos trabajando juntos para lograr un objetivo común, y muchas veces con un riesgo financiero compartido.

Es lo mismo para cada proyecto de televisión o cine que produzco. Hollywood es un negocio muy delicado porque cada proyecto podría generar una ganancia increíble o ser una pérdida total de millones de dólares. Todo pequeño empresario que está empezando su propio negocio enfrenta los mismos retos.

No obstante, si un emprendedor se toma el tiempo de armar un plan de operaciones concreto, las recompensas pueden ser abundantes independientemente de lo grandes que puedan ser los riesgos.

¿Estás interesado en T-Mobile Para Empresas?

855-398-5225